Get Adobe Flash player

La Fiscalía General de la Nación, es el ente acusador del Estado, que tiene el deber de impulsar las investigaciones de los delitos que se denuncian.
Sin embargo, los investigadores se encuentran en una encrucijada, cuando no cuentan con elementos de conocimiento y análisis suficientemente, claros para poder verificar que es lo que tienen que buscar.
Este es un escenario que se presenta muy a menudo especialmente en casos contra administradores de las empresas, los cuales están adquiriendo casi por costumbre, la conducta de cometer abusos o desfalcos a las empresas que administran y al ser tan amparados por las normas contables y estatutarias de las entidades que representan, terminan abandonando las empresas con graves afectaciones financieras, que solamente perjudican a los socios quienes al tratar de denunciar las conductas, se encuentran con falta de interés de los investigadores, falta de conocimiento de los mismos, falta de interpretación de las normas acusadas, en resumidas cuentas falta d conocimiento tanto de los tipos penales, como de las pruebas que pueden llegar a servir como argumento para poder darle el destino penal al administrador desleal.
La no protección de las empresas por parte de los organismos de investigación penal en Colombia, ocasionan la mala costumbre mercantil de abandonar las empresas, y hacer que los miembros de la sociedad, se retiren haciendo que la empresa termine quebrando, lo que finalmente se traduce en una desmejora en el empleo y una desigualdad social bastante pronunciada.
Frente a este escenario hemos podido divisar bastantes casos en los cuales los socios de una empresa han tratado de conseguir retribución del administrador desleal impetrando denuncias penales con asidero jurídico real, basado en la ley 222 de 1995, pero como el tipo de delito que contiene esta ley que se denomina Responsabilidad Penal, no es tan nombrado, tiende a ser menospreciado e incluso cambiado por estafa, por los fiscales a quienes les corresponde revisar el caso. Esto hace muchas veces que dichas acusaciones finalmente sean operadas por funcionarios que desconocen los tipos y presenten acusaciones débiles o imposibles de sustentar ante un juicio oral, dándole la oportunidad al administrador de salir impune.
Es vergonzoso, especialmente cuando un inversionista extranjero se atreve a invertir en una empresa colombiana, que en el momento en que exista alguna desavenencia entre los socios y el administrador, éste pueda sacar provecho de la empresa llevándola a la bancarrota sin que existan conocimientos legales suficientes para llevarlo a una condena penal, mas aun cuando en el exterior, los reglamentos contra los administradores de las empresas, si los llevan tras las rejas, mientras que aquí en Colombia, hasta pueden volver a poner una nueva empresa en las mismas características, sin importar los acreedores, los trabajadores y todo el esfuerzo de los fundadores de la misma. Esto raya en el colmo de la vergüenza.
Tenemos que mejorar los conocimientos de nuestros fiscales y ampliar el pie de fuerza de la Policía Judicial, ya que si no se les da herramientas de conocimiento para la investigación, los resultados seguirán siendo nefastos y nuestra justicia penal seguirá siendo impune, inoperante e injusta.

JOSE MANUEL HERRERA RODRIGUEZ
HR SERVICIOS LEGALES ABOGADOS S.A.S.

Su voto: Nada Promedio: 5 (1 vote)